fbpx

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER

[No spam] te voy a enviar mis reflexiones del mes para que podamos entablar conversación y discutir sobre temas que nos ayudaran a crecer juntos.

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El reto de tener un socio: 3 aprendizajes estando en sociedad

¿Cómo va tu sociedad?

Es una pregunta que me han hecho por privado más de una vez. Y yo siempre he dado la misma respuesta: Todo bien, todo en marcha, todo cool, dándole, bla bla bla.

A la gente le encanta saber cómo va todo del otro lado, no sé si es por una curiosidad genuina o preocupación real hacia uno o por el morbo de ver cómo otros se desmoronan. 

Creo que como cualquier pregunta que tiene que ver con una relación, no es tan sencilla responder.

Si me preguntaran qué tal es tener un socio, mi respuesta sería también siempre la misma: ¡DURO!

Porque como en cualquier relación, la mayoría de las veces -por no decir todas las veces- siempre se trata de uno y no del otro.

Pero algo he aprendido en estos años, sobre una sociedad

  1. Las sociedades están techadas por la forma en la que nos comunicamos. Cuando se llega a ese techo siempre hay una crisis, porque hay que buscar nuevas formas de conectar, nuevas formas de decirlo, nuevas formas de bajar la cabeza o subirla. Ahí está el trabajo duro.
  2. Una sociedad no se mantiene si la unión fue solo el conocimiento, el capital y las ganas de armar un proyecto. Quedarse en la superficie es lo peor que le puede pasar al negocio. Pero barrer para luego trapear, no es tarea fácil. Entonces tiene que haber disposición de profundizar y compartir más sobre nosotros, nuestra historia, miedos, frustraciones y traumas. Es la única manera de blindarse y construir de verdad.
  3. Hay algo de rapport cuando se arma una sociedad, esa decisión se toma desde la cabeza pero el cuerpo habla y te dice que sí. Y hay que buscar siempre volver a eso, revisarlo, hacer contacto visual. Cuando pasan los años es muy fácil perderse con el día a día, entonces la tarea se pone difícil. 

 

Pero vuelvo a la pregunta inicial de cómo está la sociedad:

Bien, como cualquier relación, con altos y bajos, hacemos lo posible por dar lo mejor de nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *