Envíame una foto cuando deposites [i]

Fue en 2014 cuando conocí a i, éramos parte del mismo equipo de natación del que huí por ser todos tan intensos con los entrenamientos. Casi un año compartiendo el mismo carril, par de salidas con el mismo grupo y par de viajes que terminaban en “qué pasó ayer”. Buena época de excesos y muchachadas.

i tenía 21 o 22 años y si mal no recuerdo aún iba a la universidad, y yo 5 años más y me había graduado hace rato. Aunque ustedes no lo crean la brecha generacional era inmensa. Si algo nos unía era la piscina, si algo nos separaba, era todo lo demás. Un año después la diaspora hizo que nos acercáramos más, creo que fui yo quien mandó el primer voice preguntando cualquier tontería y recibí de vuelta uno que duraba más de un minuto donde respondía con detalle aquella pregunta de la que yo seguro ya sabía respuesta. Quedamos en vernos en ese nuevo país.

Era más fácil juntar a dos presidentes que coincidir nosotros para tomarnos una cerveza, parecía que, no habían razones o ganas. No fue sino en la primavera del 2016 que volvimos a coincidir en el mismo equipo de natación, esta vez solo nadamos durante toda esa estación, en el mismo carril pero en las pausas hacíamos update de la vida de ambos, la economía, los planes y qué negocio podíamos hacer juntos. Nos seguía uniendo lo mismo con la diferencia que con el tiempo nos hicimos fraternos. Esa misma fraternidad nos dio para compartir el humor, un meme, un video estúpido que nos caga de la risa y el amor desmedido y absurdo que i tiene por el béisbol.

i se convirtió en la persona que pienso cuando me hace falta dinero para pagar las cuentas, no hay compromisos, pero hay cierta disposición por ayudar al otro, genuinamente. Un consejo se cuela en whatsapp cada tanto, una miseria compartida y unas ganas inagotables de tomar siempre cerveza. Si algo sabemos es que la presión del agua depende del grosor de las tuberías de Hidro Capital, esto es un chiste interno. Lo que les quiero decir es que, aunque tenga muchas distancias con i, logramos ser una cofradía, la liga de la justicia, Gukú y Vegeta, aunque me va a decir que jamás vio Dragon Ball.

Hoy estamos con la natación en pausa, cada quien en su espacio con una salida cada tanto. Debo guardar distancia, a i le gusta el reguetón y cada vez que lo veo me agota mis cupones de tolerancia, aunque confieso que he “aprendido un poco”. Si lees esto, “envíame una foto cuando deposites”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s