Sí, soy amigo de mi ex [V]

A V la conocí por Twitter, en tiempos donde funcionaba como Tinder. El Follow Friday (#FF) te conectaba con gente con intereses parecidos a los tuyos. Nos acercamos gracias a la etiqueta #30Libros, la idea era hablar sobre 30 libros leídos. Un libro que leíste en tu infancia, uno que te hizo llorar o uno que hayas leído más de una vez y así. Me siguió, le devolví follow, ¿cómo no? si en su biografía decía “glotona de libros”. DM fue, DM vino, quedamos en vernos.

Ese día fuimos por un té helado en una de esas tiendas teístas de moda en Caracas para hablar de lo que estábamos leyendo. Me gustan las personas frontales, aunque para ese momento V no me gustaba, pero me gusta la gente que quiere algo y lo busca. Me daba la impresión de que V era así. Criticamos la literatura barata como si fuésemos grandes lectores y recuerdo que hablamos sobre Rayuela, un libro que yo, hasta el sol de hoy, no me ha interesado leer. Intercambiamos un par de libros, la excusa para encontrarnos otra vez. Pobres Gentes de Fiódor Dostoyevski  y alguna locura Jodorowskyana que yo leía para aquel entonces. Ese fue mi inicio, y quizás mi fin, de adentrarme en la literatura rusa y fue para ella sus primeros acercamientos con la palabra psicomagia. Con Dosto la depresión es impensable, con Jodo, dan ganas de ser el dueño del mundo, de mandarlo todo a la mierda.

No pasó una semana para que V, sin poses, me cortejara, a mi, que soy tan gato, tan arisco con la gente. Sin rodeos: me gustas. Sin rodeos: tú no, pero podemos intentarlo. Dos años después, luego de un conato de mudanza juntos, de casi planificar un viaje anual al exterior y de querer adoptar un perro, nos dejamos. Dormir en camas separadas cuando nos quedábamos juntos no representaba un problema para nosotros, pero que yo quisiera tener sexo solo al dormir y al despertar, sí. Ella aún dice que me dejó y yo digo que fui yo que la dejé a ella. Nuestros egos da para quedar tablas: me dejaste y luego yo te dejé.  Una separación con un pesar que habrá durado, si acaso, un mes. Sin odios, sin rencores. Fue el tiempo que necesitamos para digerir que ya no estábamos juntos. Porque la verdad, es que el amor, a los primeros meses de no estar, seguía siendo el mismo. Pero si algo tengo yo, es que los finales nunca son con puntos suspensivos. Y los de V tampoco. Lo que fue, fue. Sin contemplar la esperanza de un “nosotros” que termina siendo un yo.

Ambos ahora, frente a nuestras prospectas parejas, no nos negociamos, V forma parte de mi vida, yo de la de ella, es mi ex, soy su ex, sin más. Me sé su vida tinderiana, incluyendo detalles del tamaño de los genitales de algunos de esos prospectos. V sabe cuando voy al baño porque la mayor parte de las veces le escribo desde ahí para comenzar lo que llamamos “conversaciones guachipatescas”, un simple titular de un diario lo analizamos desde el punto de vista sociológico químico “guachipati”, hablamos sobre temas como el feminismo, el machismo, la homofobia, el sexo, la sociedad, un artículo del New York Times, un video que nos hace llorar en Facebook, de mi negrura, de su blancura y de cómo afecta una economía capitalista a los que menos tienen. Tenemos incluso, horarios donde la conversación se pone mejor, a las 9:00AM y las 3:00PM nos descargamos el uno con el otro. Y si nos llega a gustar el mismo libro, ese horario se vuelve full time.

Pero el universo tiene sus equilibrios, no compartimos la misma música, a decir verdad, yo creo que V escucha puras cosas extrañas, rebuscadas y hipster. Ella piensa que yo soy un popero y no me respeta por eso. El cosmos me hizo un negro pretencioso sifrino pobre y a ella una mujer popular, una hippie moderna, de las que usan copa menstrual. Como verán, tenemos diferencias gigantescas, pero podemos mantener largas conversaciones y eso se agradece.

Quiero a V, pero la quiero distinto, ojalá mis amigos machistas dejen de hacer un ademán sexual cuando les digo “voy a verme con mi ex”, que no, que no nos follamos, que solo soy ese número favorito con el que puede gastar los minutos del plan antes que acabe el mes.

Anuncios

2 comentarios sobre “Sí, soy amigo de mi ex [V]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s