Un invierno en Nueva York

Welcome to NYC
Welcome to NYC

Volé desde Miami a Nueva York en uno de esos vuelos que provoca repetirlos, no por la puntualidad, sino porque como era la primera vez que iba a la capital del mundo estaba desbordado de emoción. Nueva York, aunque suene muy norteño, es la niñez, es Friends en Televen por la tarde, es el Hombre Araña en todas sus partes, es Mike Dundee llegando a la Gran Manzana en Cocodrilo Dundee, Es Anne Hall aquella comedia romántica y es hasta el reciente Lobo de Wall Street.

El avión aterrizó on time y cuando salí de él, en ese espacio que queda entre el avión y el acordeón se dejaban colar -5 °C, para lo que estaba preparado, aunque el 9% de grasa de mi cuerpo no ayudó en lo absoluto. Sigo las señales para reclamar el equipaje mientras al mismo tiempo buscó un lugar donde comprar un chocolate caliente. Noto que la ciudad está helada o por lo menos para mi lo está. Recojo la maleta, compro un chocolate caliente y me alivio de que la tarjeta pase con la primera compra -cosas que solo los venezolanos entendemos-. Lo primero que hago es pedir un mapa de la ciudad y tardo unos 3 minutos en ubicar donde estoy y en ubicar el lugar adonde voy, cuando lo logro, es cuando empieza mi aventura -en solitario- por una de las ciudades más fascinantes del mundo.

20140204_174535
Desde la 51St

Compartí transporte con personas de otros lugares, no tenía prisa en llegar, así que pagué un puesto en un shuttle. Estaba atontado viendo aquella blancura en la vía, los carros de un lado con los techos llenos de nieve y las casitas del otro con apenas un camino de concreto para poder salir, entonces entendí que el invierno se deja querer. En el asiento de atrás se reían a carcajadas, estábamos todos por primera vez de visita en esa ciudad. Intentaba desde la ventana tomar una foto de aquel blanco que se perdía en el atardecer, pero era un trabajón: quitarme los guantes y dejarme congelar la mano por un instante,  ¡Lo valía! te das cuenta que vas llegando cuando a la distancia visualizas la punta del Empire State y aquel cuadro de Nueva York en vivo, como si estuviese pintado, las siluetas perfectas de los edificios que puedes mencionar a la distancia y el río en su quietud dividiendo la ciudad.

Desde el Empire State
Desde el Empire State

Me dejaron de primero y el sol estaba a punto de desaparecer, ya estaba en la 51 St con 2da avenida, cerquita de todo, el hotel era igual que en las fotos -ya les contaré- y en la recepción me atendieron tan rápido que en dos minutos ya estaba pateando la calle. Entonces, con esa sensación de -10°C y cámara en mano, me dije: Welcome to New York.

20140206_170736
Congelado

Anuncios

2 comentarios sobre “Un invierno en Nueva York

  1. Y se pasa mucho frío, pero lo vale. Cuando vas a venir a escribir un blog de Melbourne? Pero ese viaje aunque lo hagas en solitario lo tienes que compartir conmigo, al menos after 5. No hay empire state pero las calles te hablan y tu cuerpo vive. Come and see.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s