El verbo mirar en Río de Janeiro

Cristo Redentor
Cristo Redentor

Río de Janeiro creo que fue una ciudad hecha para mirar. O por lo menos, eso fue lo que hice las veces que salí a conocer sus lugares. Si vas, lo primero que debes anotar en tu lista de cosas a visitar es el Cristo de Corcovado y el Morro Pan de Azúcar. Si logras subir a ambos, entenderás que el viaje se paga solo. Cualquiera de los dos, te aseguro, te dejará sin aliento. El Corcovado queda en el parque nacional de Tijuca. Una estatua de 38 metros de Jesús de Nazaret con los brazos abiertos, ícono de la ciudad de Río de Janeiro. Es una de las siete maravillas del mundo moderno. Subes en carro y arriba básicamente lo que se haces es ver. Tienes una mirada de casi 360 grados de Río. Si te quieres quedar un rato puedes tomar algo en unos cafés que están al pie del Cristo o hacer compras nerviosas de souvenirs en plena cima. Tomarse una foto emulando al Cristo es toda una tarea, los turistas enloquecen. Así que es probable que en el cuadro salgan brazos de otros turistas o gente posando igual que tú pero viendo para otra cámara.

Vista desde el Corcovado - Relax
Vista desde el Corcovado – Relax
Vista desde Pan de Azúcar
Vista desde Pan de Azúcar

Pan de Azúcar en cambio queda del otro lado de Río y te ofrece la mejor panorámica que jamás hayas visto de una ciudad. Son dos estaciones en teleférico en las que haces paradas del tiempo que desees. En ambas estaciones encuentras restaurantes, lugares para comprar y hasta un teatro. El atractivo más que el cerro, es lo que ves cuando vas subiendo. Si lo explico no me haré entender, pero en Pan de Azúcar lo que provoca es quedarse sentado por horas viendo como la ciudad abajo se disputa, viendo los carros pequeñitos desde la distancia cruzando el Puente Río-Niterói, el puente más extenso de latinoamérica y el séptimo más extenso del mundo. Pan de Azúcar, aunque sube bastante gente, es perfecto para escaparse, para darse tregua.

De noche puedes ir al Bulevar de Lapa, una calle con bares y restaurantes perfecta para unos petiscos y unos tragos antes de decidir meterte en un lugar más pachangoso y bailar. En Lapa está Cachaçacria Mangue Seco, puedes pedir lo que quieras, es perfecto para picar, comer y tomarse los tragos. Es obligatorio si caminas por ahí de noche, ir por unos tragos en  Rio Scenarium, un local del que me enamoré con una decoración extravagante, vintage y hasta un poco hipster. Tienes que pedir caipirinhas y recorrerte todos sus ambientes. El talento en vivo es espeluznantemente genial. Ese pedacito de la ciudad no tiene desperdicio.

Las calles de Río
Las calles de Río
Teatro Municipal - Río
Teatro Municipal – Río

De día puedes hacer un recorrido por la ciudad, tomar metro e irte hasta Cinelandia y de ahí darle rienda suelta a los pies y caminar todo el centro. No dejes la cámara que habrán cosas que te provocarán fotografíar. Te puedes acercar a Santa Teresa, un barrio muy popular por la cantidad de artistas que viven allí. También puedes visitar la catedral, el Teatro Municipal o los Arcos de Lapa. Si eres medio hippie, te gusta el mar, la naturaleza y tienes un amor absurdo por las ciudades, entonces Río es el destino perfecto para ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s