¿Se busca algo viajando?

Algunos decían que el hotel donde me estoy quedando queda lejísimo de la vida de “Miraflores” uno de los distritos más bonitos y populares de Lima, pues no queda lejísimo, queda en Miraflores, lo que sucede es que no queda cerca de los centros comerciales, tiendas de diseñadores y casinos. Miraflores es un distrito que te invita a hacerlo todo caminando, aunque como buen viajero ya he tomado lo que en Venezuela llamamos “camioneticas”, he caminado Like a boss, porque las ciudades deben caminarse, uno debe gastar parte de la suela del zapato, llegar con dolor en las piernas al hotel, es la única forma de que a uno se le adhiera la historia del lugar. Nunca me interesó la ubicación del hotel, los que me conocen saben que odio a toda costa los centros comerciales, me parecen lugares sin identidad, diseñados para robarle la energía a cualquiera. Y debo hacer una excepción a este comentario, pues he conocido el Centro Comercial Larcomar, un mall casi a orillas del océano pacifico, abierto y con una plaza en la parte de arriba con una vista impresionante al mar, a todo el mar que rodea Lima, podría quedarme millones de horas en un banquito solo dejando que la brisa haga su trabajo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Más allaíta” -como se dice en el centro occidente de Venezuela-, caminando no sé cuantas cuadras llaneras se consigue el Parque del Amor, ¡Qué cosa tan poética y clichesosa!, una preciosura de parque seguramente construido con mucho amor, paredes con frases amorosas y en el centro una escultura de un hombre y una mujer en la actividad previa a una relación sexual, “El Beso” cuyo autor es el artista peruano Víctor Delfin. Allí también te topas con el mar de frente y puedes observar abajo a los surfistas intentando agarrar una buena ola o el restaurante en Playa Makaha, Rosa Naútica, uno de los mejores ubicados y más caros del lugar. En todo ese lado de la costa te puedes suspender, meditar, perderte, tomar un aire, en esta época del año -diciembre- puedes disfrutar de un buen viento y de un golpe de neblina en la cara, si te aburres, puedes volar parapente “ahí mismito”, sentir que vuelas sobre el océano es una buena experiencia para llevar a casa y por si fuera poco, tienes una extensión de parque que te sirve para correr, montar bicicleta o hacer un picnic, todo esto comprende el Malecón Cisneros.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Uno cree que busca algo viajando, lugares que conocer, culturas, conocer gente o probar la gastronomía del lugar, eso apenas son actividades del itinerario, pero no lo principal, lo principal siempre es que el viaje te busque a ti, te encuentre, te haga y te deshaga en el proceso.

Razón tenía Fernando Pessoa: los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s