Regulación de los medios de difusión masiva, audiovisual de señal abierta: ¿Problema predominantemente jurídico o moral/ético?

Ciertamente debe existir una regulación legal que conlleve a mantener un equilibrio con lo ético/moral, sin embargo, desde un punto de vista particular, la regulación es un

Medios de Comunicación
Foto: Propia

problema predominantemente ético.

No hay ley tan justa como la ética para regular un medio de comunicación. Y es que este elemento tan importante es el que descolla al momento de decidir qué transmitir en un medio de difusión y todo lo que lleva a esa transmisión, es de esperar que este  componente dependa de las situaciones sociales, económicas, políticas y religiosas de un país; es decir, la industria cultural. Es cierto que estos medios de difusión no son constituidos como una obra de caridad y que una función inherente a él es generar ingresos económicos, sin embargo muchas veces a costa de esto se omiten ciertos principios éticos que transcienden hasta el punto de modificar la veracidad de la información, en este contexto, no es justo el sacrificio de la ética por dinero. Los medios de información actuales obvian estos principios éticos, aún y cuando existen códigos de éticas establecidos por la misma industria de la comunicación. Lo severo del caso es que estos medios se aferran a la constitución y a los artículos donde hacen mención a la libertad de expresión (que ya son muchos), pero sus códigos de éticas son soslayados a la hora de decidir la línea editorial del medio de difusión masiva. Esto desde cualquier vista es incongruente, ilógico, arribista, oportunista y carente de algún sentido.

La información es objetiva, y cuando se  transmite se vuelve subjetiva; la imparcialidad en los medios no existe “prácticamente”, pero si a esto se le suma un tinte político, religioso, económico y una ideología que viene desde el alto mando de un canal de televisión o una emisora de radio, la información se torna difícil de digerir y el perceptor comienza a crear conflictos por estar enterándose de algo a lo que le fue modificado de algún modo su realidad. Cuando se trabaja bajo principios éticos la información es suministrada de forma sensata, si la ética se corrompe la función real de un medio de información masiva se tergiversa, de allí que surjan más leyes que regulen éstos.  Si los medios se sujetan a este modus operandi podrán evitarse conflictos de incumplimiento de leyes o problemas de regulación.

Si se construye un medio con una mirada ética, con un compromiso ético verdadero, el país se verá direccionado hacía un mejor bienestar social/educativo. Debemos apelar a la ética como elemento principal y final para crear conciencia y paz basándonos en el respeto ideológico, el respeto por los demás y el respeto sobre todo por la democracia. Cuando comenzamos desde adentro, por cumplir nuestros propios principios que no solo están rondando en nuestras mentes sino que están escritos, podremos salir con fuerza a la calle a reclamar algún derecho que se nos haya sido violado en cuanto a libertad de expresión o cualquier problema legal que pueda presentarse en los medios de información masiva.

Anuncios

2 comentarios sobre “Regulación de los medios de difusión masiva, audiovisual de señal abierta: ¿Problema predominantemente jurídico o moral/ético?

  1. Me parece que es un tema sumamente importante y que debe ser puesto en el tapete con especial fuerza. Estimo, sin embargo, que es necesario, a la luz de tu escrito, hacer algunas precisiones de carácter terminológico que no están demás.

    La primera de estas distinciones entre ética y ley. Cuando afirmas “No hay ley tan justa como la ética para regular un medio de comunicación.” De suyo la ética no es una ley. Es más bien un saber que se encarga de establecer aquello que se considera como “moral” y “recto” en el hombre. Las leyes, en cambio, son ordenamientos objetivos destinados a regular al hombre en sociedad. En este sentido, es ya un lugar común decir que no todo lo legal es ético, aunque todo lo ético, para serlo, necesita un carácter legal. Esa es una de las paradojas con las que nos podemos encontrar frecuentemente al abordar esos temas.

    Por otro lado, afirmas que “no es justo el sacrificio de la ética por dinero.” Aunque yo estoy de acuerdo con esta apreciación, hay que afirmar, empero, que todo depende de la “visión ética” que posea el dueño del medio de comunicación que decide sacrificar lo considero como ético en aras de la mayor obtención de dinero posible. Este es uno de los problemas del llamado sistema capitalista al darle una centralidad casi exclusiva al dinero como valor.

    Con realación al carácter objetivo de la información, ésta nunca podrá ser objetiva. La objetividad está en los hechos, pero cuando los hechos se convierten en información transmitida, pasan por el filtro de la subjetividad de quien informa. Un hecho, objetivo en sí mismo, puede variar en su presentación de acuerdo a la subjetividad de quien lo expresa. No digamos en eso que llaman “línea editorial”. No será lo mismo, en este sentido, un hecho objetivo realizado por el gobierno venezolano, transmitido por los “medios oficiales” que transmitido por el resto de los medios. Precisamente una de las críticas que se han hecho a los medios venezolanos es convertirse en centros de información de partidos políticos y no en canales de información ajustados a los cánones de una ética periodística.

    De todos modos, como dije al principio, este es un tema que merece ser puesto en el tapete y sobre el que hay que volver en todos los ámbitos. Pienso que la polarización política presente en el país ha desdibujado en mucho el cometido de los medios de comunicación social.

    1. ¡Viejo! Gracias por tú comentario, lo valoro y lo agradezco, con respecto a la parte inicial, de acuerdo, sin embargo cuando menciono “No hay ley tan justa como la ética para regular un medio de comunicación” lo hago pensando que si el humano toma la ética (en este caso para los medios de comunicación) como principio (y eso es una redundancia) quiero decir como si esta fuese su legislación para trabajar, su postulado, coño que ahorro de “peos”. Aunque está claro que dije: que la ética era una ley o la ley.

      Con tú segundo aspecto sobre la visión de ética, como es de esperar todas son subjetivas, el problema es que los códigos de ética son uno sólo y fueron creados por la misma industria de la comunicación. Hay un código de ética que cumplir y está engavetado indistintamente de la visión que yo tenga de lo que es ética, pero como le mencioné a alguien no hace mucho (creo que fue a ti), un economista que administre una clínica no está en la postestad de entrar a un quirófano y decir como se haría una operación a corazón abierto. Aquí sucede que los medios de comunicación son manejados por abogados u otros profesionales ajenos al área y no lo critico, yo si tuviera los medios constituyera una radio y no soy Comunicador Social (quiero decir, Lcdo en comunicación social o periodista etc, comunicadores sociales somos todos), pero debo admitir que necesitaré gente preparada en el área para llevar las riendas de menuda responsabilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s